La Alternativa


Astonishing X-men: Peligroso.
septiembre 23, 2006, 3:17 pm
Filed under: Cómic

Los obreros se van a cabrear un poco cuando vean lo que hemos hecho en la pared, ¿no?El primer arco argumental de Astonishing X-men no pudo ser mejor, pero antes será mejor hacer un pequeño repaso de cómo nació esta serie.
Cuando Morrison anunció que se iba definitivamente de la franquicia mutante para irse a la Distinguida Competencia (es decir, DC), los editores empezaron a temblar de pánico al ver la franquicia sin un nombre fuerte que sobresaliera, un guionista que destacara y fuera capaz de atraer el mayor número de fans posible por mucha X que tenga el título (que ya se sabe que es sinónimo de éxito, no me preguntéis por qué). Teniendo a Austen en Uncanny X-men y en la colección hermana X-men, con Claremont en X-Treme X-men (agh), los señores de la Casa de las Ideas permanecían asustados por la huída del mago escocés que perpetuó los Invisibles, Doom Patrol y Animal Man, entre otras muchas cosas. Por suerte, tenían un as en la manga, una apuesta al estilo Revolution (movimiento mutante de hace bastantes años, principios de este siglo o así, que más vale olvidar) y un guionista al estilo Kevin Smith o J. M. Straczinski, es decir, proveniente de la televisión u otros medios diferentes al cómic. El movimiento se llamó Reload y el guionista fue Josh Whedon, el creador de la famosa serie Buffy Cazavampiros.

Esto es marketing y lo demas tonterias. Y no, no se inspiraron en Matrix.

¿Pero le asignaron a este guionista alguna serie de mutantes ya creada? No, a él le concedieron una nueva cabecera que empezaba con un perfecto número uno (ideal para enganchar a nuevos aficionados) y un dibujante de excepción que apuntaba muy buenas maneras en Planetary y sorprendió durante su etapa en el Capitán América (una pena que los guiones de Rieber no acompañaran en absoluto). Así pues, el movimiento Reload significaba un nuevo inicio tras el caos, en el buen sentido, perpetrado por Morrison en la saga Planeta-X (donde la Escuela de Charles Xavier era demolida y éste se largaba a Genosha tras la “muerte” de Magneto). Esto quiere decir: Curso nuevo para los estudiantes, escuela nueva, miembros reasignados en diferentes grupos y el retorno de las mallas de colorines. Todo esto con Claremont acompañado de Davis en Uncanny y Austen (que no duraría mucho y dejaría paso a un descafeinado Milligan) con Larroca en X-men.
Este es el repaso de la llegada de Whedon en la franquicia mutante y todo lo que ello conllevó.

Lobezno en su pose favorita, que el tio no es nada original.Lo cierto es que la primera saga de este guionista en Astonishing X-men (cabecera recuperada tras aquella miniserie del crossover de Los Doce, allá por finales de los 90) fue excelente, se recuperaba la idea de una cura para los mutantes de una manera ingeniosa y bien meditada (aunque no quedó finiquitada del todo), los personajes estuvieron tan bien tratados que era sorprendente verlos hablar de un modo tan coherente (excepto quizá en el caso de un “chulito-discoteca” Lobezno), la amenaza resultaba convincente y encima teníamos el emotivo regreso de Coloso a las páginas de los X-men, tras su patética muerte durante aquel retorno de un Lobdell que parecía dispuesto a cerrar todos los cabos sueltos posibles de la peor de las maneras. En definitiva, la saga El Don fue una grata lectura repleta de buenos momentos y destinada al recuerdo de los fans de la serie, el primer paso de Whedon no pudo ser mejor.
¿Está la segunda saga a la altura?

Parece el valhalla vikingo, cuantos tragos podria tomar con estos craneos.La segunda saga se titula “Peligroso” (números 7 a 12 de la edición española) y lo cierto es que domina temas demasiado peliagudos para una serie de estas características, pues el hecho de dominar las máquinas y la inteligencia artificial como se ve aquí con la Sala del Peligro es algo demasiado de ciencia ficción y complicado si pretendes mostrarlo de un modo realista con psíquicos de por medio, capaces de entrar en la mente de… unas máquinas.
Será mejor empezar por el principio, lo cierto es que la saga es ciencia ficción pura y dura (bueno, ya sé que los superhéroes entran en este campo, pero me refiero al tratamiento en sí), tiene un brillante comienzo con los X-men actuando fuera de su hábitat natural y como si fueran un grupo de superhéroes al estilo de los Cuatro Fantásticos, que también pasaban por allí, para detener la amenaza. Es toda una declaración de intenciones por parte de Whedon, que nos viene a decir que esta serie no pretende quedarse lastrada y prefiere irse por derroteros inimaginables, lo cual está francamente bien.

La mejor portada del mundo, la que muestra la impecable calva de Charles Xavier.Lo mejor, sin embargo, siguen siendo los diálogos, los cuales siguen siendo muy ocurrentes y divertidos. Momentos como una sucesión de escenas donde los personajes se ponen a pensar en sus inquietudes y vemos a Lobezno que no piensa en nada salvo en lo mucho que le gusta la cerveza son marca de la casa del guionista. Así como su sutilidad a la hora de tratar las relaciones entre los personajes, pues la relación entre Coloso y Kitty se desarrolla lenta pero eso no quiere decir que no avance, sobre todo en una discusión que mantienen ambos casi al final de esta alargada saga.
Y es entonces donde llegamos a la primera de las pegas: el “decompressing storytelling”, que es a lo que llamo “historia alargada durante meses”. Mes a mes leer esta saga no supone un martirio como otros casos mucho más sangrantes (Lobezno de Rucka o algunas sagas de Bendis en Daredevil), pero no consigue atrapar el interés y es muy posible perderse muchos de los detalles aparentemente nimios que va dejando el guionista como si un rastro de migas de pan se tratara. Esto es porque Whedon no ha sabido dosificar bien la ración mensual y compaginar la historia como es debido, ha pretendido realizar números unitarios con cliffhanger final pero diría que le ha salido mal la jugada porque le ha salido excesivamente repetitiva. Me explico, el primer número son los X-men contra una amenaza con los Cuatro Fantásticos, el segundo es una lucha contra un Centinela, el tercero es contra la Sala del Peligro (el mejor número, luego diré por qué), el cuarto es contra Peligro (sí, a secas), el quinto es Xavier sólo contra Peligro y el sexto es la gran batalla final en Genosha. Demasiadas batallitas para una saga, ¿no?

¿Zordon atacando a los X-men? Peazo crossover.Por suerte, el guionista es imaginativo, es una de sus mayores virtudes, y consigue no hacerse repetitivo en las peleas, cada una es diferente a su manera y esto se nota sobre todo cuando te lees la saga seguida. Y es que el tema de la ciencia ficción, aunque no lo ha llevado todo lo bien que podría, da mucho juego sobre todo en el número 9, donde Kitty sostiene una conversación con una máquina que ha evolucionado hasta ser algo más. Es aquí donde se nota descaradamente la pasión de Whedon por el personaje del que se inspiró para crear a Buffy y este es su número más brillante sobre todo por todo lo que tiene que ver con la existencia, el creador y el objetivo en la vida, casi al estilo del Frankenstein de Mary Shelley, solo que la máquina pretende vengarse de su creador por su cruel comportamiento. Este apunte es interesante y creíble, sobre todo porque desde siempre la tecnología de Xavier en la Escuela ha sido de origen extraterrestre y excesivamente avanzada (aunque esto en el Universo Marvel tampoco es decir mucho, a la cabeza me viene la tecnología que maneja SHIELD, por ejemplo).

http://i34.photobucket.com/albums/d127/Atonman/Alternativa/astonishingxmen12.jpg¿Está entonces esta saga a la altura de la anterior? Yo diría que no, pero tampoco quiere decir que entonces sea mala o decepcionante, ni mucho menos.
Es excesivamente larga para lo que se cuenta, a pesar de que tiene momentos tan geniales como la manera en que se manifiesta por primera vez la Sala del Peligro, con el cadáver de uno de los estudiantes que probaron la cura y se suicida al sentirse impotente sin su poder. Aparte, en algunos momentos el guionista patina en algunos detalles, como el hecho de que Xavier pueda penetrar en la mente de una máquina (la suspensión de incredulidad llega a extremos sonrojantes) o fallos de continuidad tan graves como la manifestación del Centinela supuestamente olvidado que masacró Genosha (que siempre ha sido la estatua en conmemoración a Magneto, ay, ay…) o cierto cliffhanger final de saga que espero ver resuelto y explicado próximamente para hablar de ello en profundidad.
En definitiva, que tiene sus baches, el viaje no resulta tan dulce como el de la saga de El Don, aunque se plantan algunas semillas con respecto a números venideros y muchas de las virtudes de Whedon tales como el tratamiento de personajes, el uso de las subtramas y los diálogos, siguen en pie.

Emma, la misteriosa Emma, ¿de espaldas a alguien? John Cassaday sigue siendo el dibujante y es perfecto para la serie. Es elegante, sabe muy bien cómo dibujar a cada personaje y aunque sus diseños sean un tanto retros (ver uniforme de Cíclope por ejemplo), resultan interesantes, sobre todo en lo que se refiere a la forma que toma Peligro cuando sale de su “prisión”. Su realismo resulta precioso en muchos momentos y hay viñetas que son para colgarlas en la pared de tu habitación. Sin embargo, su nivel ha bajado durante el devenir de la serie, y no muestra el mismo acabado de los primeros números y se nota de forma alarmante a medida que avanza la saga. No es que dibuje mal, ni mucho menos, pero lo cierto es que se notan las prisas y creo que el mes a mes le ha jugado una mala pasada, no es el mismo nivel acojonante mostrado en el Capitán América o Planetary, la verdad es que es inferior.
A pesar de todo, sigue mostrando un dibujo más que correcto.

Por lo tanto, la saga Peligroso es recomendable, no está al nivel de la anterior pero sigue mostrando un gran nivel dentro de esta prometedora colección que aun tiene muchísimo que decir. Lo malo es que Whedon es muy lento con sus ideas, pero si le dejan hacer podremos tener una etapa compacta y repleta de detalles resueltos tarde o temprano que harán delicias a los fans deseosos de argumentos a largo plazo muy meditados. Espero ansioso los siguientes números y también que el guionista recapacite en ciertas cosillas como el cambio de bando de cierto personaje.

Anuncios


Lobezno de Millar y John Romita Jr.
septiembre 16, 2006, 3:36 pm
Filed under: Cómic

Logan, el mejor en lo que hace, matar carne de cañon.Estaría bien que antes de comenzar a reseñar esta etapa, para poder entenderla mejor dentro de su propio contexto, hagamos un repaso de todo lo que ha caído en la colección de Lobezno desde que Larry Hama la abandonó. Mucho ha llovido desde entonces y nada demasiado agradable, no se puede decir que los últimos números de Hama, en medio de la malograda Onslaught (crossover de turno que conectaba series y más series en plan: “Ahora debes leer Uncanny X-men para conocer el final de la saga, luego Factor-X para ver qué ha sido de Lobezno tras lo ocurrido”) fueran muy oportunos y lo que vino luego no fue mejor. Porque el guionista tuvo que lidiar con la peor idea peor ejecutada que se haya visto jamás en Marvel (y mira que lo del clon en Spiderman tenía tela que cortar), estoy hablando de cuando Logan perdió el adamantium, arrancado por Magneto en el crossover (otro más y van) de Atracciones Fatales.

Reed pronto tendra un peinado nuevo.En lugar de tener al personaje más apegado a sus raíces japonesas, con toques de samurai y demás, tuvimos a un Lobeznogremlin” sin napia que cortaba con sus garras de hueso cualquier cosa, como si nada hubiese cambiado, vaya.
Entre todo esto, el maldito crossover de Operación Tolerancia Cero, la paupérrima y corta (por suerte, solo duró cuatro números y de verdad que no quería más) etapa de Claremont, unos cuantos números de relleno de lo más insustancial realizados por varios autores, la horrible etapa de Larsen (excepto el número donde Logan recupera al fin el adamantium, buen número de aniversario donde se enfrenta a Hulk con un dibujante como Yu en plena forma), una saga desaprovechada de Skroce (por su precipitada huída), el regreso de Liefeld (la colección tocando fondo), una correcta (a pesar de todo) etapa con Tieri y Chen moviendo el mundo del canadiense mutante, la soporífera etapa de Rucka (la gran decepción) y, al fin, llegó Millar y John Romita Jr.

Lobezno VS Daredevil, el combate definitivo... o no.Como se puede ver, todo lo citado hasta ahora está muy lejos de aquellas grandes sagas del personaje como Honor, Arma-X o las que se pudieron disfrutar en los primeros años de la colección regular con Claremont, Peter David, John Buscema, John Byrne, Silvestri, Hama, entre otros. Por suerte, puede decirse que con Millar llegó la esperanza y por fin pudimos disfrutar, después de tanto tiempo, de unos cómics del canadiense que realmente merecían la pena, por adictivo, emocionante y por ver a Lobezno en estado puro.

Y eso es básicamente lo que podemos encontrar en esta etapa, que nadie se equivoque, aquí no hay una evolución de personajes, ni una mirada introspectiva en el mundillo y la psique del protagonista, ni tan siquiera una aventura repleta de segundas lecturas y de conversaciones profundas con un drama a lo Shakespeare. No, en esta etapa hay acción, mucha acción, es desenfrenada y el caso es ver a Lobezno clavando las garras a todo lo que se mueva. Lo que pasa es que es acción a lo bestia, a lo grande, con multitud de secundarios y elementos de por medio, con medio universo Marvel preocupado por sobrevivir a un Logan exageradísimo, sin remordimientos y totalmente desatado.
De hecho, la etapa de Millar y John Romita Jr. se puede dividir perfectamente en dos partes, que de hecho son dos sagas: Enemigo de Estado y Agente de Shield. El nombre de ambas sagas lo dice todo.

Hydra tiene el control del asesino canadiense.Enemigo de Estado es el principio de todo, en un brillante primer número ya se sabe lo que va a ocurrir en los siguientes. Se presenta a un nuevo villano enigmático llamado Gorgón que parece dispuesto a todo y vence al protagonista con una asombrosa facilidad. Más tarde veremos que las organizaciones terroristas de Hydra y la Mano están unidas y pretenden atacar a lo grande, por lo que utilizan un señuelo para capturar a Logan y dominarlo tanto mental como físicamente. Así pues, durante seis números tenemos al protagonista de villano, luchando contra medio Universo Marvel, esto es SHIELD movilizado en plena acción, con Furia y Elektra haciendo lo imposible por dar caza al manipulado canadiense y alertar al resto del mundo. Durante estos números veremos a Logan luchando contra Elektra, contra SHIELD, los 4 Fantásticos (en un gran número donde se revela quién es el personaje más poderoso del cuarteto fantástico), contra Daredevil y, finalmente, contra los mismísimos X-men, que las pasan canutas para poder salvarse de quien era uno de sus mejores compañeros de equipo. De hecho, hay un final sorpresa de saga, con dos bajas inesperadas que darán mucho que hablar en la saga siguiente, pues todos aquellos que caen vencidos por la Mano y Hydra (es decir, los que son vencidos por Lobezno y el Gorgón) pasan a ser manipulados de la misma manera que el protagonista.

A Lobezno le van las pelirrojas, pero de ahi a ser pederasta...Y es así como llegamos a Agente de SHIELD, es el Lobezno redimido, que ha sido curado de su antigua condición y se pasa al bando de los “buenos”. Es el momento de la venganza y si la saga anterior ya era vertiginosa, con numerosas escenas de acción que hacen las delicias a los fans de las películas de enorme presupuesto con explosiones y cascotes levantados por doquier, aquí es que se alcanza un clímax brutal, pues los villanos se movilizan que da gusto y son numerosos los secundarios olvidados que hacen aparición aquí, especialmente villanos de tercera que sufrirán la peor de las suertes. Los dos primeros números de la saga son inolvidables, emocionantes hasta decir basta, es solo acción, pero tan jodidamente bien empleada que consiguen que te leas el tebeo de un soplo, logrando que quedes irremediablemente enganchado. Es el ataque contra el Helitransporte de SHIELD que contiene al Lobezno en proceso de cura, miles de villanos haciendo aparición, con los héroes caídos en el bando contrario. No se puede decir que hayan giros inesperados, de hecho hay cosas muy predecibles (es obvio que Logan debía curarse) pero en este caso lo importante no es lo que cuentes, sino cómo lo cuentes. Y aquí es donde Millar lo borda, lo mejor de su etapa con creces.

Cara a cara.

Pero no es lo único, aunque los números siguientes no alcanzarán el nivel de los dos primeros de la saga, también tienen lo suyo y tenemos a Logan contra la Mano en otro de esos momentos que se quedan grabados en la retina, aunque lo cierto es que el guionista tampoco es que se deslomara por la conclusión, no es nada del otro mundo. Lo más interesante, sin embargo, es el origen del propio Gorgón y a lo que aspira, es uno de esos villanos que no pasarán a la Historia, pero tiene cierta carisma y resulta muy interesante, sobre todo a lo que se refiere a sus relaciones con una mujer que roza los noventa años. Quizá el guionista no debería habérselo quitado de en medio tan pronto, podría haber dado mucho más de sí y ahora una resurrección la veo difícil, por cómo acaba y tal.
Lo malo es que estos números alcanzan la exageración y se pasan con algunos conceptos tales como la cantidad de muertos que arrastra Lobezno consigo (luego dicen de Punisher), y es que según Millar, la 2ª Guerra Mundial era un paseito en el parque al lado de esto, las cifras no pueden ser más exageradamente elevadas.
Otro defecto de ambas sagas es la poca sincronización con la continuidad del resto de las series de la editorial, cosas como Hydra gobernada por un irreconocible Varón Von Strucker (no se parece en nada al original ni al que luego aparecería en los Thunderbolts, aunque en mi opinión es mucho más interesante la versión de Millar) que tiene un final un tanto extraño y que seguro que se invalida en un tiempo (si es que no lo ha hecho ya). Lo cierto es que estos defectos son más de los editores que no se preocupan por sincronizar las series que otra cosa.

Parche ha vuelto, aunque sea en una portada.Es entonces el momento de hablar de la labor del dibujante John Romita Jr. Y es que esta etapa no habría sido lo mismo sin él, el hijo de uno de los mejores dibujantes de Spiderman que ha llegado a superar a su padre (en mi opinión, claro). Después de una larga temporada en las colecciones del trepamuros, el editor Joe Quesada decidió que sería bueno sacarle las telarañas (nunca mejor dicho) y llevarlo a realizar otras colecciones para ofrecer más variedad y versatilidad. Lo cierto es que en todas las que ha pasado ha demostrado que sabe captar el tono que debe tener el personaje con el que le toca lidiar y esta no es una excepción. Su debut con Lobezno coincide precisamente con el Reload, un movimiento editorial donde los mutantes vuelven a tener los trajes de superhéroes que tanto les caracterizaba, aunque con algunos cambios, todo sea dicho. Esto lo comento porque este dibujante ha sabido hacer temible al enano canadiense aun estando vestido de licra amarilla y es increíble el dinamismo con el que le ha caracterizado durante estos doce números. Pero es que esa es su mayor virtud, la buena mano que tiene con la narrativa, que es dinámica y efectiva, MUY efectiva, esto se nota sobre todo a la hora de componer para mostrar la acción, cosa que con Millar le ha ido realmente bien. Aparte, tiene un estilo muy personal, de los que odias o amas, este dibujante se caracteriza por realizar a los personajes de una forma muy poligonal, de manera que a veces más que personas parece que dibuje muñecos. Esto tiene un defecto y una virtud, el defecto es que a veces lo hace tan simple que se nota la vagancia y la falta de realismo (que está en auge hoy en día, con dibujantes tan hiper-realistas como Bryan Hitch y Greg Land) y la virtud es que este estilo aporta personalidad a la colección y el ya mencionado dinamismo.
El caso es que realiza un buen trabajo, en ocasiones sorprendente, con unas splash-pages que quitan el hipo y sabe muy bien cómo dibujar a los personajes, cosa con la que aquí se explaya, pues ha pasado medio universo Marvel por esta etapa.
Mención aparte merece el entintador Klaus Janson, el que algunos recordaran por ser quien acompañó a Frank Miller en sus mejores trabajos, y se nota.

En definitiva, se trata de una corta etapa de doce números muy compacta, que ofrece acción a raudales y a Lobezno en estado puro luchando contra multitud de secundarios en uno de esos ataques contra medio universo Marvel que deberían ser carne de cañón para crossovers. En España esta etapa ha sido publicada por Panini en seis números dobles, altamente recomendables para cualquiera que quiera iniciarse a esta editorial o simplemente quiera leer un buen cómic de acción.

Los fans de Lobezno, por otra parte, tienen una cita imprescindible, hacía tiempo que Logan no tenía este nivel y menos en esta colección.



El día del libro… regala TEBEOS.
abril 21, 2006, 12:25 pm
Filed under: Cómic

Genial etiqueta para este dia.Pues sí, como para no estar de acuerdo con esta iniciativa de la que ya han participado varios bloguers por internet, y es que todos tenemos nuestra propia lista personal a recomendar a quienes deseen regalar un cómic antes que un libro. A mí me parece una buena idea y quiero dejar mis recomendaciones, dejando claro que series abiertas y largas no tienen cabida aquí, por eso descarto cosas como Supreme Power, Sandman, Hellblazer, Alias, Fuerza-X/X-Statix, Runaways, etc. Más bien busco tomos unitarios o, de al menos, dos números. Espero que os guste:

MAUS.

Un crudo relato de la segunda guerra mundial.

Guionista: Art Spiegelman.
Dibujante: Art Spiegelman.
Editorial: Planeta DeAgostini.
Precio: 11,99 euros.

Recomendada por muchos, la verdad es que no es ninguna novedad el comentar que este cómic es una buena fuente histórica, la muy cacareada Segunda Guerra Mundial con sus campos de concentración, los nazis y los judíos. Narrada de una manera impresionante y dibujada con animales, lo realista son las localizaciones y la historia en sí, que es la que nos cuenta el padre del autor (Art Spiegelman) que se ha dedicado a plasmarla al papel, a modo de viñetas y bocadillos. No vas a encontrar nada nuevo, nada que no hayas visto ya en las miles de películas que hay sobre el Holocausto Nazi, pero la historia está tan condenadamente bien escrita que es muy recomendable, así como el acierto de utilizar animales a modo de metáfora, los ratones son los judíos y los gatos los nazis, en una sencillez icónica encomiable. Pero que eso no te engañe, la historia es cruda como pocas y hay un dramatismo absoluto, el Holocausto en toda su gloria, sin escatimar en los detalles más desagradables, aunque no sean mostrados de forma gratuita.
Mi recomendación viene a que ya he dejado este cómic a varias personas y no han salido en absoluto defraudadas, además de que, al no tratarse de héroes en pijama y acercándose más al género literario más tradicional, puede ser más digerible para aquellos que no estén acostumbrados a esta cosa rara de los dibujines con letras.

-Marvels.

Los inicios de Marvel narrados bajo la perspectiva de un ciudadano cualquiera, genial.

Guionista: Kurt Busiek.
Dibujante: Alex Ross.
Editorial: Planeta DeAgostini.
Precio: 12 euros, aunque mejor preguntar en la librería porque puede haber variado.

¿Cómo no? El único cómic que mi padre ha conseguido leer de superhéroes, y encima quedó encantadísimo. Se trata de la obra magna de Kurt Busiek y Alex Ross, que consiguieron hacer realistas los inicios del universo Marvel, precisamente los conceptos y personajes que aparecían durante la decada de los sesenta, respetando la historia al 100% hasta en lo estético. ¿Cómo es posible que lograran esos niveles de humanidad y realismo? Sin duda una hazaña sorprendente, todo bajo el punto de vista de un fotógrafo que trata de analizar a los superseres, consiguiendo diferentes versiones de los sucesos y bajo la perspectiva del humano normal, que se ve eclipsado ante la llegada de miles de hombres con habilidades extraordinarias.
Siente la llegada de Galactus como nunca la habías sentido, llora ante la muerte de una inocente que creía en los prodigios, huye de la llegada de los mutantes para luego tratar de entenderles, elogia a los Vengadores para luego odiarlos… Esto es Marvel en estado puro.
Todo bajo el hermoso trazo de Alex Ross, que logra una especie de fotonovela impresionante. Aparte, la edición que sacaron en tapa dura hace tiempo es excelente, con algunos bocetos del autor y las fotografías en las que se basó.
Es difícil de encontrar, pero merece la pena, yo se lo regalé a un amigo para su cumpleaños y no me arripiento de ello.

“No estaban aquí para ganarse la aprobación de los mezquinos y los ruines, estaban aquí para salvar a los inocentes, para salvar a gente como Gwen.”

-DC: New Frontier.

Los inicios de la Epoca de plata, narrados de forma seria e impacable.

Guionista: Darwyn Cooke.
Dibujante: Darwyn Cooke.
Editorial: Planeta DeAgostini.
Precio: Dos volúmenes a 13 euros cada uno.

Esto es lo más aproximado que he visto a Marvels en DC, solo que sin el punto de vista del ciudadano medio. Me explico, esta magnífica historia compuesta de dos tomos es el inicio de los superhéroes en DC, tratados de una manera increíble, mostrando sus inicios con política de por medio. Es la obra maestra de Darwyn Cooke, que consigue transmitirnos la grandeza de los héroes, que luchan con todas sus fuerzas en las situaciones más comprometidas y en las amenazas más desagradables, el idealismo en su grado más absoluto. Todos los héroes de DC están aquí y tienen un papel importante, algunos están entre las sombras y son perseguidos por el Gobierno, unos pocos trabajan para éste, otros ni siquiera llevan pijamas de colores y muchos son incomprendidos.
Lo más importante de este cómic es la manera en que el autor consigue hacer realistas los argumentos fantásticos de la época de los cincuenta y sesenta, mezclando géneros y personajes que no parecían tener relación entre sí, construyendo una historia realmente sólida que alcanza su clímax en el segundo tomo, que se despide con las palabras de John F. Kennedy, con eso lo digo todo.
¿Qué decir del dibujo? A algunos fans de la serie de animación de Batman de los noventa encontraran un estilo similar, pero lo cierto es que Darwyn Cooke realiza aquí su mejor trabajo hasta la fecha, con una narración soberbia que transmite todo lo que el argumento debe. ¿Hace falta que diga más?

-Se Busca.

Una autentica burrada, solo por los guiños y la historia general merece la pena.

Guionista: Mark Millar.
Dibujante: J. G. Jones.
Editorial: Planeta DeAgostini.
Precio: 11 euros.

Vale, pero si quieres regalarle algo a alguien que está harto de los superhéroes y no los traga, será mejor que acudas a esta burrada chulesca de Mark Millar, porque es capaz de demostrar que no todo está escrito en este género, que tiene mucho que decir todavía y puede mostrarnos una historia con tintes ambigüos muy pero que muy bruta. Todo con una narración cinematográfica gracias a la encomiable labor gráfica de J. G. Jones, que consigue llevarnos por la historia como si de una película de alto presupuesto se tratara. ¿De qué va? De villanos, de lo mucho que desaprovechamos nuestra vida leyendo tebeos, viendo películas, yendo a comprar al Supermercado y pagando la Hipoteca. Según el protagonista de este cómic, Wesley Gibson, somos unos mierdas y él es feliz desde que dejó de ser como nosotros, cuando le abrieron las puertas al descubrir que su padre era uno de los peores villanos del mundo y él había heredado su condición. Así pues, siguió un entrenamiento que también iba hacia lo psicológico, llegando a eliminarse la moral humana por completo, la vida para él no tiene sentido si no puedes aprovecharla como te dé la gana.
Lo políticamente incorrecto se sale de la escala en este tomo, que nos muestra la peor cara de los villanos, unos peores que otros, con guiños hacia personajes de las grandes editoriales, que no te extrañe encontrarte con alguien como Dos Caras, solo que… bajo otro nombre, al tener otra característica que difiere con el famoso villano de Batman.
Altamente recomendable, sobre todo si buscas lo más bestia y transgresor.

-X-men: Dios ama, el hombre mata.

El comic que inspiro a Singer para realizar X-men 2.

Guionista: Chris Claremont.
Dibujante: Brent Anderson.
Editorial: Planeta DeAgostini.
Precio: 8,95 euros.

No podía pasar sin recomendar esta obra maestra de la Patrulla-X, es el cómic perfecto para regalar a quien le gustara las dos películas de Bryan Singer de los mutantes o la misma serie de televisión de los noventa. De hecho, el director de las películas de X-men se basó este tomo para sacar algunos de los conceptos que pudimos ver en la secuela del mismo nombre, aunque nos quedásemos sin ver aquel momento inicial de este cómic, que habría quedado genial por lo sobrecogedor que resulta.
En todo caso, estamos ante una novela gráfica que trata a los mutantes como una especie que debe eliminarse cueste lo que cueste, donde la religión cristiana es utilizada a favor de unos argumentos genocidas extremos, donde aquel que lo orquesta todo, el reverendo Stryker, pasa a ser la otra cara de la moneda de Magneto, el humano que quiere eliminar y erradicar a aquellos que posean el gen-X. Es, posiblemente, el mejor trabajo de Chris Claremont junto a la saga del Fénix Oscuro o la etapa completa que realizó junto a John Byrne. Por otra parte, Brent Anderson realiza un gran trabajo, coloreando a mano, consigue narrarnos con eficacia esta historia, aunque el estilo y la estética se hayan quedado anticuados con el paso del tiempo.
Lo dicho, para cualquier fan de las películas de X-men, es una de las mejores iniciativas, y Planeta sacó una edición en tapa dura bastante recomendable.

-Dragon Ball Ultimate Edition #01.

¿Quien no conoce esta mitica serie?

Guionista: Akira Toriyama.
Dibujante: Akira Toriyama.
Editorial: Planeta DeAgostini.
Precio: 1,95 euros.

¿No había dicho que nada de series abiertas o cerradas de muchos números? Vale, he incumplido mi promesa, pero la verdad es que revisando los precios de los cómics que recomiendo, me parecía importante añadir algo que pudiera regalarse con una historia cerrada a un bajo precio. ¿Y qué mejor que este primer tomo del manga más famoso de todos los tiempos? Aparte de ser lo mejor de la colección en sí, está tan bien editado que aunque se lo regales a alguien que ya tiene los números quedará sorprendido. Claro que recomiendo el regalarlo a quien no lo tenga.
Es un poco reiterativo el que comente de qué va esto, pero bueno, lo intentaré. Esta es la historia de un mundo que no es el nuestro, donde hay siete bolas de dragón que juntas pueden invocar al susodicho, que concederá cualquier deseo que le pidas. Los protagonistas que iran en busca de esas bolas son Goku, un niño de catorce años (que aparenta ocho aproximadamente) con la peculiaridad de ser más fuerte de lo normal y Bulma, una chica bastante avariciosa pero con cierto encanto. El humor que destila la serie en los primeros números es de lo mejor, los personajes se hacen carismáticos y se unen un montón de secundarios.
El caso es que es una buena manera de iniciar a cualquiera en esto del manga y bien se ha demostrado todos estos años, pues es la serie más vendida en España. Y, como ya he dicho, es un tomo donde comienza la historia y acaba, no hay necesidad de seguir con la colección, a no ser que pique el gusanillo, lo cual es MUY probable.

Y esto es todo, me dejo cosas como V de Vendetta (porque la recomienda todo el mundo), We3 (porque puede ser quizá demasiado experimental), Watchmen (me resulta repetitivo recomendar esta obra), la Liga de los Hombres Extraordinarios, Loki (Rodi, Esaad Ribic, un libro muy presentable para regalar con historia mitológica), Dark Night

Un saludo.



Me responde Viturtia en el Panini News.
marzo 31, 2006, 10:43 pm
Filed under: Cómic

Y asi es como profeso mi amor hacia este editor.Me he agenciado con el Panini News de Abril. Os preguntaréis cómo es posible que me haga con la revistilla, más que nada porque toda la información que viene en ella puedo encontrarla fácilmente por internet (excepto algunas entrevistas, ya pasaré a comentar si merecen realmente la pena) y nunca he tenido la necesidad de hacerme con ella. Aparte de que los 1,95 euros que cuesta siempre he preferido guardármelos para otras cosas. Sin embargo, este mes se digna a contestarme, por cuarta vez, el editor Alejandro M. Viturtia.

Paso a ennumerar ciertas cuestiones que me ha respondido con las preguntas que hice:

Ovidio (no Olivio): Viendo el nuevo diseño de página, no me he atrevido a mandar otro sin preguntar antes si puede ser por correo electrónico o, en caso de ser por correo tradicional, si puede ser publicado, ya que veo muy poco espacio para ello, vaya.

Viturtia: Los dibujos son siempre bienvenidos aunque, como tú bien indicas, en la actual sección no hay mucho sitio para ellos. Ya veremos qué haremos en el futuro.

Esto lo pongo porque, como podemos ver, no solo hemos perdido ya los correos (aunque el spot-on de Clemente rellena un pequeño hueco que ni Planeta tiene cubierto), sino que también la publicación de dibujos. ¿Soy el único al que le gustaba ver dibujos de los fans en estas secciones? A mí me encantaba, aunque ya es agua pasada…

Espero que no me engañes con esto, gañan.O: Por favor, en cuanto al futuro coleccionable de X-men, ¿podríais emplear un papel mejor? Lo digo en serio, el que tiene el coleccionable de los 4F me parece realmente preocupante, muy malo para la impresión de colores, horrible al tacto y mareante por el olor. Puedo estar exagerando, pero fue uno de los motivos por los que no me hice con la colección y puedo asegurar que había gente a la que le prestaba el primer número y no podía leerse el cómic por culpa de ese olor que desprende. En definitiva, me parece un papel realmente MALO, ya que el precio es de 3,95 por unidad, por favor, al menos usad un papel decente, aprended eso de la competencia, que lo utiliza hasta satinado en el de Batman. Ni siquiera lo querría satinado, me conformaría con que fuera como el del coleccionable anterior de X-men.

V: Sobre el papel del coleccionable de los 4 Fantásticos te diré que, como suele suceder, ha gustado mucho a unos (tengo curiosidad por saber a quienes) y nada a otros. Ante esta polémica, probablemente utilicemos el papel de los cómics de grapa en el Coleccionable de X-men (Joder, qué alegría, menos mal).

Cuanto echo de menos a uno de mis personajes preferidos, snifff.O: Por otra parte, hay colecciones que me gustaría saber si verán la luz en nuestro país, colecciones como Cable/Masacre (cuyo primer tomo me encantó y todavía estoy esperando el segundo) y Hulka. (La eterna pregunta, lo sé).

V: Estamos estudiando la continuación del libro Cable y Masacre (nada nuevo bajo el sol) y Hulka saldrá en el segundo semestre (a ver con qué formato, espero que doble al estilo Mística o Runaways).

Daredevil de Nocenti y Romita Jr. a la voz de YA.O: Así como me gustaría sugerir un coleccionable del Daredevil de Nocenti/Romita Jr. pero más adelante y cuando sea posible, por soñar que no quede.

V: De momento, para qué nos vamos a engañar, un coleccionable protagonizado por Daredevil conteniendo los episodios de Ann Nocenti y John Romita Jr. no tiene muchas posibilidades. Eso sí, estoy pensando en otros formatos para este material, pero en cualquier caso ya estaríamos hablando del 2007 ó 2008. (A esperar película, pues)

Es cosa mia o... ¿esta portada se parece a la de arriba?O: Aparte, quisiera que no se fomentara en exceso el tema de juntar colecciones aunque sean de los mismos personajes. Entiendo que los cómics que salen dobles mensualmente tengan un éxito considerable, sí, pero no creo que funcione igual cuando se trata de dos colecciones diferentes, pues yo, personalmente, me ví obligado a dejar los 4 Fantásticos porque no me gusta nada la colección de Marvel Knights, ídem con Spiderman (el tomo) porque solo me interesaba Straczynski. Por eso, no me gustaría que se extendiera mucho más, me ha sido muy negativo encontrarme con que van a publicar Daredevil Father junto al Daredevil de Bendis, prefería haber visto la serie regular a números dobles (los cómics de Bendis creo que se disfrutan más así) y el Father en tomo 100%, cosa que veo ya imposible. Una pena, no me gustaría que se extendiera mucho más, sé que no soy la voz del pueblo ni nada por el estilo pero… bueno, ahí queda mi opinión.

La eterna escena de la muerte de Gwen, como no.V: Bien, vayamos por partes. Para empezar tenemos la serie regular de Spiderman que tiene un formato tan discutido como indiscutible. Es decir, es cierto que el mezclar colecciones crea situaciones extrañas (euh…) a determinado lectores, (no sé cómo tomarme tal afirmación) pero la respuesta del gran público es unánime: el formato es bueno (espero que se refiera al material del papel y el lomo, que en ese caso estaría de acuerdo), económico y fácil de seguir, ergo es un éxito.
El caso de los 4F es diferente, ya que pese a ser parte de la misma idea, juntar dos colecciones de los personajes, el formato es claramente diferente, grapa en lugar de lomo (no creo que eso tenga nada que ver, pero bueno). Pese a eso, creo que va a funcionar. Desde mi punto de vista son buenas colecciones, aunque diferentes, se complementan y se ofrecen en un formato económico.

Espero que esta colección vaya bien en ventas que si no...Para acabar tenemos el caso Marvel Knights: Daredevil, que a su vez es diferente a los anteriores. En esta colección se incluirá como complemento una de las miniseries más atractivas de los últimos tiempos: Daredevil Father (que ni siquiera ha acabado aun en USA… ¿o sí?) La inclusión de esta miniserie tiene por objetivo dinamizar un poco la colección, que se renumera, para ganar adeptos. Es una medida que, de salir bien, devolverá a DD a las posiciones de ventas que por su calidad merece. Y si a eso le sumamos que, en contra de lo que se cree, esta publicación no quita que se recopile DD: Father en formato tomo, vemos que la solución adoptada tiene todos los números para ser satisfactoria (Solo un problema, ¿qué hacemos los que tenemos la miniserie dentro de la colección? Casi nos obliga a dejarla). En cualquier caso el tiempo nos dirá hasta qué punto han sido acertadas dichas cuestiones.

Y eso es to… to… todo amigos.
A mí este editor me encanta, aunque no comparta muchas de las cosas que comenta, al menos parece esforzarse en su tarea y tiende a comunicarse mucho con el lector. ¡¡Y ya me ha contestado cuatro veces!!

Un saludo.



Stuart Immonen llega a Unicómic.
marzo 26, 2006, 4:04 pm
Filed under: Cómic

¿Quién sera esa tipa calva?Una vez más, los aficionados y expertos del mundo del cómic de la organización de Unicómic (válgame la redundancia) se han lucido en la jornada de este año, con invitados de la talla de Eduardo Risso o Stuart Imonnen, dibujantes con cierto prestigio en el mercado americano, que han llegado a trabajar para las grandes empresas como Marvel y DC. La verdad es que no podía faltar a la conferencia y firmas de ambos, yo ya fuí el año pasado a la Universidad de Alicante para poder obtener mi dibujillo de Mark Buckingham, que fue el dibujante invitado por aquel entonces. Desgraciadamente, este año no he tenido la ocasión de conseguir nada de Risso (30 kms y otros quehaceres me separaban, aunque me lo encontrara la mañana del sabado en Ateneo Cómics, donde solo estaba de paso, sigh), aunque sí he podido asistir al de Immonen, y me gustaría comentaros algunas de las cosas que se han dicho durante la conferencia, que fue mortal en el sentido de que la tensión era enorme, no quería salir de allí sin mi dibujo y firma, lo admito, ARGH.

El traductor e Imonnen, lo cierto es que al principio no supe quien era quien.

Para empezar, los encargados de Unicómic fueron muy acertados con las preguntas y pudimos oir la carrera de Immonen de principio a fin. El autor empezó publicando obras por su propia cuenta, mandando muestras a las editoriales, hasta que DC lo metió de lleno en, nada más y nada menos, que en Superman, en la mala época donde el personaje tenía el traje azul o rojo eléctrico. Immonen no quiso entrar en la polémica pregunta sobre las diferencias de trabajar para Marvel o DC, de decir dónde estaba realmente más a gusto, aunque ahora esté contento con su labor en la colección de Nextwave, ya que siempre ha deseado trabajar en un proyecto más personal, cosa que demostró cuando se volcó de lleno en Superman Identidad Secreta. Hablando de ese tomo, Immonen habló de su versatilidad a la hora de trabajar para un proyecto u otro, habló de los tres años que tuvo que dedicar para acabar la obra de Kurt Busiek y el cansancio que ello conllevó.

Un gran cómic segun muchos, visualmente me parece genial pero argumentalmente no me llena.Y es que él tenía pensado, desde un primer momento, en realizar una labor realista, sin líneas que perfilen los objetos y los personajes. No, la idea era utilizar las luces y las sombras, creando volumen y figura de ese modo. Por esta razón, al temer que el colorista pudiera liarse y destrozar el acabado, Immonen decidió colorear él mismo sus lápices, sin entintado siquiera. El que entrevistaba le preguntó si tenía la intención de hacer algo parecido al trabajo de Larroca con Liquid! en X-treme X-men, él dijo que no, que la intención y el método eran otros. Gracias a dios, el que escribe esto ODIA el trabajo de Liquid! en los lápices del dibujante valenciano.
Sobre la versatilidad, también añadió que no era lo mismo encargarse de un personaje como Hulk (recordemos, cierta saga de la etapa de Jones) o de una colección como Ult. Fantastic Four, donde empezó a utilizar un estilo más dinámico y sencillo, con más línea y expresividad. La razón por la que se decantó a seguir con dicho estilo, fue porque quería algo menos agobiante a la hora de las entregas mensuales, decidió que era el adecuado para la nueva serie de Warren Ellis, Nextwave.

También se habló de una serie de tiras cómicas que el autor realizaba para entretenimiento personal, tiras sobre (palabras textuales) aquellos elementos maleducados que se ha encontrado en las convenciones donde ha asistido para firmas y hacer dibujos. No hace falta decir que, a un servidor, se le hizo un nudo en la garganta, ya que la cara de mala hostia que gastaba el autor era más que suficiente para atemorizar a la hora de pedir un dibujo.
En un principio, no pensaba ni publicar las tiras, ni tan siquiera mostrarlas por ninguna parte, pero a medida que se iban acumulando las subía en su página web personal, donde acabó quitándolas porque la gente las publicaba en otros sitios sin permiso. Ahora ha decidido sacarlas a la venta con tiras muy limitadas, el librito se llama “50 razones para no hacer dibujos en las convenciones“.
Debo decir que he visto algunas de las tiras, que los encargados de la conferencia se mostraron muy amables de traducir al público. Ojalá tuviera alguna que mostrar, pero me temo que no es posible.

Pues en esta foto no parece tan malo.

Luego llegaron las preguntas del público, algunas muy acertadas, como la importancia de la narración según Immonen, el cual contestó que la consideraba imprescindible para contar algo, al igual que la razón de usar un estilo u otro, como por ejemplo las acuarelas que empleó en Superman Fin de Siglo para representar los flashback. También comentó que le encantaba la cantidad de autores de todo el globo que dibujaban para las grandes editoriales como Marvel y DC, que aseguraban varios estilos, una enorme variedad a escoger, por encima del predominio del estilo Image en la década de los noventa, donde autores como Liefeld o Jim Lee eran los grandes, los que más vendían y todos imitaban. Dijo que los editores buscaban al nuevo “boom” del siglo, pero él piensa que es mejor tener esta variedad, muy conveniente para la historia que se pretenda contar, con mayor libertad creativa.
Sobre el mercado canadiense, comentó que estaba eclipsado por Marvel y DC, que publicaban por toda América, también por Canadá y son los que más venden, aunque hayan pequeñas editoriales independientes que hacen lo que pueden.

He aqui Nick Furia metido en Cerebra. No, espera...Hablando de Nextwave, el autor dijo que nunca ha hablado nada con Warren Ellis, ni tan siquiera un contacto personal por e-mail, aclaró que se trataba de un guionista bastante reservado que cuando le mandaba una pregunta sobre algún detalle del guión (que los mandaba bastante definidos y completos, hasta con el diálogo) siempre le contestaba que hiciera lo que quisiera.
Y sobre la colección en sí, de la que se encarga en estos momentos, comenta estar bastante a gusto y con muchas ganas de seguir con ella, ya veremos si realmente merece la pena cuando la tengamos por nuestros lares. ¿Tomará nota Panini?

Y, bueno, me dejaré muchos detalles, pero esto es todo lo que más me llamó la atención y lo que más recuerdo de la entrevista, espero que os haya resultado ameno.
En las firmas (ahora para fardar un poquillo, jeje) conseguí un Ultimate Rondador dibujado por él y una firma en el número 1 de Nextwave que, amablemente, me entregó uno de los encargados de Unicómic, al que le agradezco muchísimo el gesto y quiero que sepa que seguiré sus jornadas con mucho gusto.
Ahí va mi dibujo dedicado:

Oh vamos, este Rondador vale su peso en oro.

Fui al evento con un par de foreros de Dreamers de Alicante que conozco de hace bastante tiempo, uno de ellos es Bliffengard, que se fue a casa con un dibujo del Hombre Máquina de Nextwave, no lo tengo en mi poder, pero quería mostraros lo mucho que ha cambiado el personaje en manos de Immonen en la colección de Ellis:

Un poquito si que ha cambiado.

Jordojopo es el otro forero que nos acompañó, que pidió un Spiderman que costó un bufido por parte del dibujante, ignoro si por desesperación a la hora de dibujar las telarañas del traje o porque le estaba saliendo mal, pero la verdad es que algunos pensamos que Jordo iba a acabar en las siguientes tiras cómicas del autor. El dibujo que sí puedo mostrar es el de mi amigo Pedro, que pidió un Thor que quedó fantástico:

Y encima se rumorea que va a hacer Thor con Strac, ya veremos.

Y esta es la portada del Nextwave que me dieron, firmada:

El Director´s Cut, fueron muy amables al darmelo.

Finalmente, una foto de un fotógrafo profesional llamado Rafa Arjones, que se encontraba expuesta en la misma sala. Se titula: Erotismo imposible, o algo por el estilo. No tiene desperdicio y aunque no tiene nada que ver con el caso, no puedo evitar pasar de ella porque nos cautivó más que ningún dibujo de Immonen.

Cuando vea a ese gato le pido un autografo.

Qué pena que no pudiera hacerme una foto con Alvaro Pons, el de la Cárcel del Papel, que andaba por allí, sigh…
Un saludo.



New X-men, la segunda mejor etapa. (Tercera parte)
septiembre 28, 2005, 12:16 am
Filed under: Cómic

Con dos chatis asi, empiezo a comprender por que le costaba tanto a Scott decidirse.Y así es como hemos llegado a la segunda macrosaga de la etapa del guionista escocés en esta colección. Ésta comprende los números 93 a 111 de Forum/Panini.

Todo comienza con la que considero la mejor saga que ha escrito Morrison en New X-men, la Revuelta en la Mansión Xavier, una saga que rompió moldes y es completamente original y novedosa para la serie, pues nunca había sido la Escuela de Xavier para jóvenes talentos tan bien reflejada como aquí, y encima a la última, tratando temas importantes, como las drogas y el sentimiento de destacar por encima de todo y todos, rompiendo las reglas escritas, típico de los adolescentes. Esta saga tiene la palabra “anarquía” por todas partes, Morrison se esfuerza por ofrecernos una trama que está lejos de ser la típica de “villanos contra buenos“, sino más bien nos resuelve la pregunta de ¿y si en la escuela de Xavier hubiese alguien que no estuviera de acuerdo con las enseñanzas del profesor?

Guardame el secreto, ¿vale?

El guionista logra ofrecernos una magnífica historia donde hay multitud de nuevos secundarios y el concepto “escuela” se aprovecha hasta límites insospechados. Admirable es el uso que hace del misteriosísimo Xorn (atención al detalle con Ángel, pone los pelos de punta), su clase especial (que será muy importante para el futuro) y el grupo Omega, con el interesantísimo Quentin Quire a la cabeza, uno de los mejores personajes que he visto en esta colección.
Y es que los protagonistas son los equivocados y extremistas chavales que tratarán de alzarse por encima de los humanos, exigiendo venganza por la muerte de los genoshanos, el asesinato de un famoso diseñador mutante y el ataque de los Hombres-U. Para ello, tratarán de hacerse notar y las consecuencias serán poco agradables.
Con grandes momentos como el ataque de los Cuclillos y el final de saga, que conecta perfectamente con la siguiente, esta saga supone un broche de oro a la etapa y una de las mejores historias de los X-men. Sin exagerar, sobre todo por su originalidad.

Tranquila, creo que Xavier te supera en alumnos muertos, otra cosa es que sean reacios a resucitar cada dos por tres.Después llegaría una especie de relato a lo Agatha Christie, la saga llamada Asesinato en la Mansión. En verdad es una saga breve de tres números que cuenta con uno de los mejores números de la etapa, concretamente el primero, el 98, donde podemos ver una revisión perfecta del pasado de Emma Frost, que será el culpable de la serie regular de este personaje que saldría más adelante. Obviando esto, en él podemos encontrar un desenlace para el triángulo amoroso que nos estaban ofreciendo mes a mes, y hay sorpresas, pues Emma no resulta ser tan aprovechada como parecía y JeanJean va cambiando paulatinamente, casi sin darnos cuenta, en este número demuestra que es más poderosa de lo que aparentaba y además se porta como una diosa que no muestra piedad en algún que otro momento.
Más tarde veríamos que alguien de la mansión es asesinado de un disparo y aquí entrarían Bishop y Sabia (extraídos de X-treme) para investigar. A destacar el tratamiento de éstos, en especial de Sabia, que se comporta realmente como un ordenador, mejor dicho, un disco duro que almacena datos. Hay una serie de interrogatorios donde resulta que al final hay más de lo que parece y resulta inesperado. Todo esto tendrá más sentido en la saga de Planeta-X y además podría decirse que se trata de una especie de aviso a lo que va a llegar.

Lobezno, ese tio de blanco te ha robado tu postura favorita de estreñido.Pero antes de esto, el guionista no quiere dejar la colección sin explicar detalles de Arma Plus y Fantomex, por lo que entramos de lleno en una saga de 4 números que conectará con la siguiente como batalla final. Todo comienza con un buen número donde Cíclope va a un bar (mejor obviemos que se trata del Club Fuego Infernal, porque Morrison ha tenido una idea equivocadísima de dicho club y ni siquiera Shaw es coherente) a beber alcohol para olvidar, es entonces cuando Logan propondrá a su líder que le acompañe tanto a él como a Fantomex (que conoció en uno de los números anteriores) a desentrañar el proyecto actual de Arma-XV, el Arma definitiva.
Sinceramente, al guionista se le va la cabeza con esta saga, que resulta un tanto confusa mes a mes y es casi obligada la relectura para su comprensión, pues al principio cuesta situarse dentro de El Mundo y hay que asimilar muchas cosas bastante extrañas sobre experimentos y aislamiento absoluto. De esta saga destacaría muchos de sus diálogos, en especial uno que mantienen Cíclope y Fantomex en el número 102, sobre Logan, que demuestra el gran conocimiento que esgrime el autor sobre estos personajes. También destaca el número final, donde empieza a explicarse todo. De hecho, es brillante la idea del motivo por el que existe el proyecto Arma Plus, es más, lo mejor es descubrir lo lejos que está de acabar. Cierto es que todo contradice hechos pasados, de otras etapas pasadas, pero aún así… joder, la verdad es que tiene muchas posibilidades. Qué pena que luego lo obvien todo, en especial el olvido de Lobezno en las demás colecciones y etapas siguientes, que se supone que aquí descubre cosas de su pasado.

Si es que hay amores que matan.Y finalmente, Planeta-X. Este es el destino de todas las subtramas y elementos que se han ido construyendo a lo largo de la etapa, el clímax final y una de las revelaciones más sorprendentes que se hayan visto. Además, significa el retorno del amo del magnetismo, que logra hacer realidad su sueño por fin, logra dar el golpe de Estado definitivo y llega a proclamar Nueva York como la Nueva Genosha, en honor a los caídos. Si bien la saga tiene un desarrollo un poco lento, se lee con agrado y tampoco resulta algo muy molesto. Lo que sí es una pena, es la manera en que se desaprovecha el Fénix, que al final no tiene un papel demasiado destacable en toda la trama. Eso sí, su vuelta nos proporciona un número bestial, el de Superviviente Tipo, el tercero de la saga, que nos proporciona uno de los mejores momentos de la historia de la Patrulla-X, mostrándonos unos minutos antes del final de dos personajes como Lobezno y Jean Grey, que creen verdaderamente que van a morir. Los pelos como escarpias y unos diálogos de infarto. Inolvidable la escena de: Tú y yo, Jeannie, tú y yo en un fulgor de gloria.
Pero no es lo único, no hay que olvidar el mensaje de la trama principal, que en verdad es una muestra de lo ridículos e infantiles que pueden ser los ideales que sigue la gente fervorosamente. Morrison lo demuestra con unos brillantes momentos donde muestra a Xavier recapacitando y explicando a Erik que es hora de dejar de lado los sueños y escuchar al resto. Tan brillante como la muestra del sinsentido del villano, que no puede levantar algo a base de violencia y obligando al resto a cumplir su propia meta como un dictador. Lo dicho, es la resolución perfecta de la batalla de ajedrez que han ido sosteniendo estos personajes a lo largo de los años en esta colección, el mejor desenlace que se pueda brindar. Lo dicho, una pena el escaso papel del Fénix en todo esto, que encima tiene un destino bastante penoso.
Lo dicho, brillante, a pesar de que recibió muy duras críticas en su momento, más que nada por lo que se esperaba de esta saga, creo que se trata de un buen desenlace y el fin de toda una etapa. Yo creo que nadie podía imaginar nada tan atrevido como esto, realmente pasan cosas muy graves (por su importancia) y reseñables.

Lobezno ha crecido y encima va acompañado por una vieja calva y un pajaro culturista, tope Morrison.Y llegamos a la última saga del escocés en esta colección. Aquí es donde pretende rendir tributo a los futuros alternativos del tipo Días del Futuro Pasado. Hablo de Bienvenidos al Mañana. La verdad es que soy de los que piensan que esta saga sobra, entre otras cosas porque no ofrece nada demasiado destacable (salvo algunos elementos como el de Cassandra) y el final es muy erroneo respecto al Fénix. Si a todo esto sumamos que se trata de otro dichoso futuro alternativo apocalíptico donde Bestia es un villano del tipo de Mr. Siniestro que busca la resurrección del Fénix para obtener el poder absoluto y tal… Pues como que no me atrae mucho, que digamos. Y menos cuando todo queda tan embarrasado con respecto a esa especie de gen inteligente que se supone que ha estado detrás de todo durante todo este tiempo, vaya manera de complicarlo todo.
En fin, que aun así, aunque sea posiblemente la peor saga de Morrison en esta etapa, al menos está bien escrita en el peor de los casos y siempre muestra alguna cosa reseñable.
Yo opino que podría habérsela ahorrado, sinceramente.

Ains, echare de menos esos trajes tan... tan... No encuentro palabras, snifff...Sobre los dibujantes, esta vez están mucho mejor porque cada uno se ocupa de una saga en concreto, dando cohesión al conjunto, que queda mucho más sólido y atractivo. Es más, la verdad es que han acertado colocando a los dibujantes, pues Quitely está perfecto dibujando una saga donde hay muchos elementos realistas y se supera en los grandes momentos, en especial a lo que la narración se refiere. Después vendría Jiménez en la saga del asesinato para mostrar a unas bellísimas Jean y Emma en plena discusión telepática y es bastante bueno narrando las interrogaciones, con ese nivel de detalle que le caracteriza.
En Asalto a Arma Plus, sin embargo, llegaría Bachallo para complicar la lectura de una, ya de por sí, complicada trama. De todas maneras no realiza un mal trabajo dentro de su estilo, solo que está lejos de los dos dibujantes anteriores y de sus anteriores trabajos, eso por descontado.
Luego asistimos a la vuelta de Phil Jiménez para la saga de Planeta-X, que lo borda, especialmente en las escenas de la destrucción de New York, que son impresionantes y muy sorprendentes. Aparte, dibuja un Magneto muy respetable (que recuerda Ian McKellen, qué cosas) y realiza grandes momentos como el sacrificio de Logan con Jean, que se queda grabado en la retina. Por desgracia, palidece mucho en el último número de la saga, donde realiza un trabajo más flojo de lo normal, imagino que por culpa de las fechas de entrega, una pena.
Finalmente, Silvestri tendría el honor de realizar la última saga, donde metería un mundo futurista demasiado pobre, describiéndolo como lo describe Morrison y repleto de elementos que ha dibujado en Darkness. ¿O a nadie le ha sonado la base de Bestia? Aparte, su estilo es demasiado Image para mi gusto, en especial por el abuso de rayitas, la anatomía exagerada y la poca naturalidad de la que hacen gala los personajes. De todas maneras, dentro de lo que cabe, al menos sabe ser espectacular cuando debe, pero tampoco es que sea mucho.

Y así es como acabamos con la etapa de Morrison en New X-men (ya, respirad aliviados, ¿cómo diablos habéis llegado hasta aquí?), una excelente etapa que no está exenta de altibajos y fallos garrafales de continuidad pero que se puede contar como una de las mejores que haya tenido la Patrulla-X a lo largo de su historia, y eso no es poco. Altamente recomendable y de lectura obligada.



New X-men, la segunda mejor etapa. (Segunda parte)
septiembre 25, 2005, 5:09 pm
Filed under: Cómic

Jean, querida, va siendo hora de que vayas a la peluqueria y dejes de imitar a Medusa.En el anterior artículo comenté que esta etapa de Morrison a los guiones del grupo mutante más veterano de Marvel se dividía en dos partes, pero lo cierto es que he descubierto que entre las dos hay una especie de transición extraña, con números sueltos que no son ninguna saga en concreto y ayudan a conformar algunos elementos que, más tarde, serán importantes para las tramas que vendrán.Estos son los números 86 a 92. Entre éstos solo encontraremos una saga, es de tres números y se llama Arma Doce. Pero antes, nos encontraremos con un pequeño número bastante contradictorio de Xorn. Es contradictorio porque… bueno, no sé cómo explicarlo sin spoilers, pero digamos que el mutante miente como un bellaco (después de todo, lo que hace es escribir un libro) o el guionista simplemente no tenía decidido que él fuera quien resulta ser más adelante hasta la saga de la Revuelta. El caso es que ayuda a que el personaje nos resulte bastante simpático y es un número muy, pero que muy bueno, que nos presenta un barrio mutante de New York y una terrible historia de incomprensión hacia lo desconocido, que solo conduce a resultados bastante funestos y tristes. Preciosa sobre todo porque Xorn la cuenta a su manera y resulta enriquecedor.

En la saga de Arma Doce, veremos como el escocés recoge el concepto de Cuerpos-X ideado por Joe Casey en su cortísima etapa en Patrulla-X. Resulta agradable ver a personajes olvidados como Syrin, Ríctor, Monet, Bala de Cañón, Madrox y Estrella Oscura.
Pero lo importante en esta saga son los cimientos de una nueva vuelta de tuerca bastante cogida por los pelos sobre el proyecto Arma-X, donde vemos que la X significa 10, como número romano que se supone que es y ese es Lobezno. Aunque sea una buena idea bastante interesante a explotar, contradice muchos argumentos pasados y resulta poco creíble que siempre haya sido así, no me extraña que, hasta ahora, esto lo hayan obviado.
También se nos presenta a Fantomex, un personaje europeo made in Morrison, tan misterioso que por no saber nada de él, hasta desconocemos qué poderes debe tener, pues llega hasta a confundir a dos de los mejores telépatas del mundo. Fuertemente ligado al proyecto Arma Plus, será el nexo que conducirá a los hombres-X tanto en esta saga como en la que vendrá próximamente a desmantelar dicho proyecto.
Es una buena saga, repleta de caos y confusión, donde los túneles de París y Fantomex tomarán el absoluto protagonismo. Hay dos cosas a destacar, la primera es el lento despertar del Fénix (donde veremos hasta visiones extrañas muy caóticas) y cierta relación entre Emma y Scott bastante… interesante.

Esto es un buen anuncio de cuberteria y lo demas es tonteria.Dicha relación se verá más clara en el número siguiente, un número de relax para asentar ciertos subargumentos y profundizar en personajes como Pico y Ángel, que veremos que no serán nada desaprovechados. También veremos lo magníficamente retratados que están los personajes, un Scott confuso sobre Jean que ha dejado de ser el típico boy scout, la Bestia y la mentira sobre su condición sexual y Emma… Bueno, la Emma Frost de este guionista la considero la mejor, sus diálogos son impecables y su caracterización excelente. El número es bastante bueno, por cierto, uno de los mejores de la etapa por el análisis de los personajes, que da la impresión de que evolucionan y cambian a partir de sucesos pasados.

El siguiente número es muy importante, pues en él vemos lo que se supone que es la despedida mejor escrita de Magneto. Y es que en la destruída y demolida Genosha veremos sucesos muy extraños, fantasmas de los muertos de la masacre, ondeando por todas partes por culpa de las ondas magnéticas que una desquiciada Lorna controla sin ser consciente de ello. La verdad es que es una pequeña ida de olla del guionista, porque aun estoy esperando a saber qué diablos son las ondas magnéticas exactamente.

Muere Magneto... PFFFF... Sus ultimas palabras, BUAHAHAHA, siii, claro.Por otro lado, una pequeña parte de Cuerpos-X compuesta por Mercurio, Tormenta, Neal, Sabra y… ¿Unus? se encargarán del caso junto a Jean y Xavier. Hay que decir que Unus se suponía muerto, así que un estirón de orejas para el escocés por el despiste. Veremos también que Sapo ha liderado un pequeño grupo para honrar al “difunto” Magneto. Con la ayuda de Lorna, convertirán al inanimado centinela (el que arrasó Genosha) en un monumento gigante hacia el amo del magnetismo. Si queréis mi opinión, este habría sido un buen número de despedida para el popular villano y no sé si verdaderamente lo tenía pensado de este modo el guionista. No sé, no sé.

Finalmente, en Polvo, el último número de la transición, es el nombre de una mutante que pasará a la clase especial de Xavier. Este personaje será rescatado por Fantomex, que se presentará ante un sorprendido Lobezno para futuros argumentos donde estos personajes colaborarán juntos. Poco más a destacar, salvo que Lilandra no ha olvidado lo ocurrido con Cassandra y está traumática, asustada porque pueda volver a pasar lo del Mummudrai y advertirá a Xavier de que, efectivamente, el Fénix está renaciendo en Jean, mejor que tenga cuidado. También comprobaremos cómo la pelirroja está mejorando cada número que pasa y parece más receptiva por todo, una muestra de que por ahora lo controla y conoce todo su potencial.

Uy, por poco se me cae el boton de la chaqueta.Sobre los dibujantes, destacar a Phil Jiménez, que nos da una pequeña muestra de lo que nos ofrecerá más adelante en la saga que significará el canto de cisne de la etapa y también merece mención el dibujante John Paul Leon, que se encarga de dos números con la suficiente brillantez.
Sobre este dibujante, comentar que realiza un buen trabajo en el número de Xorn, donde la narrativa es majestuosa y la ambientación todo lo deprimente que debe ser, el tono oscuro del dibujo viene perfecto para una historia bastante trágica. En el número 90, el nivel será menor pero seguirá siendo notable, con un trazo ágil y abierto que no sé si será también por culpa del entintador tan personal que le tocó, Bill Sienkiewicz.
En la saga de Arma Doce tendremos a un viejo conocido, Igor Kordey, que por suerte no llega a los niveles desastrosos de aquellos números de Imperial, al menos realiza un buen trabajo narrativo donde tratará bastante bien las escenas de terror de los túneles. Aunque la mejor escena será aquella donde Jean maneja los cubiertos telepáticamente, que es soberbia. Lo peor es, sin duda, los rostros, son verdaderamente horrorosos y deformes, así como el poco atractivo de los personajes, que puede hacerse un poco agobiante entre tanto “monstruillo” suelto.
Van Sciver se encarga del número 92, con la brillantez de siempre, con tanto detalle que sorprende esa labor tan minuciosa que ofrece. Mención especial merece su Jean Grey, que es verdaderamente hermosa. Qué pena que no hiciera más números.

Seguiremos con el siguiente artículo, la segunda parte de la etapa y el final. Os espero.